Nuevo Empleo

By | abril 4, 2017

nuevo empleo

Nuevo empleo empezar con el pie derecho

No importa si se trata de tu primer trabajo o si asumes un puesto que te durará hasta la jubilación. Ser el nuevo requiere un proceso de adaptación que es clave para el éxito de novatos y de los más veteranos.

Los novatos

No pretendas aprenderlo todo el primer día. Evitar la arrogancia y también la excesiva modestia. Lo ideal es situarse en un punto equidistante. Sé como una esponja, observa cómo se mueven las cosas, aprende tu oficio y dalo todo.

Opta por una actitud más conservadora, desde tu manera de vestir a tu modo de hablar. Recuerda que tendrás que hacer gala de la profesionalidad que demostraste en la entrevista de selección.

En cualquier caso, conviene que no te agobies. Muéstrate tal y como eres, sin exageraciones.

Los ‘senior’

Los que se enfrentan a su segundo o tercer empleo tienen un punto a su favor: la experiencia. Sin embargo, si este valor añadido no se gestiona de forma correcta corre el peligro de convertirse en la peor de sus condenas en el nuevo puesto. Hay que evitar compararlo con el trabajo o los trabajos anteriores y, por supuesto, decir aquello de ‘sé cómo hacerlo’. Es una actitud lógica, pero el primer día es el momento de observar, no de comparar. Se trata de conocer, no de juzgar los acontecimientos tomando como referencia experiencias anteriores”.

En la recta final

Si tras una dilatada experiencia accedes a lo que, probablemente, será la antesala de tu jubilación, demostrar tu interés por aprender y por integrarte en un nuevo equipo resulta crucial. Lo más probable es que te enfrentes a un equipo de personas más jóvenes, por lo que tendrás que adaptar tus roles a ese nivel de interlocución. Quienes asumen su última etapa profesional sin hacerse notar se equivocan. Tienen la oportunidad de poner en valor toda su experiencia y no deben perderla.

De emprendedor a empleado: un viaje de ida y vuelta

Olvídate de controlarlo todo, de tomar todas las decisiones y de la independencia que ganaste cuando decidiste montar tu propio negocio. Sé consciente del juego de intereses que rodea al mundo de la empresa con grandes colectivos, porque los entornos son más políticos que cuando trabajabas por tu cuenta.

Durante los primeros días recibirás una descripción de tus responsabilidades y funciones, tenerlos bien aprendidos será vital para el éxito. Y, aunque es lógico que al principio te dediques a la observación y puede que no estés satisfecho del todo por volver a trabajar por cuenta ajena, recuerda que todo el mundo quiere trabajar con personas entusiastas y optimistas. Hazles ver que eso es lo que descubrirán en ti.

“Dicen que la primera impresión es la que cuenta, más aun cuando estrenas empleo. Afinar la capacidad de escucha, la prudencia y demostrar una buena dosis de curiosidad pueden ser tus mejores aliados junto con la observación” comentó el presidente de Grupo Denim Salomón Juan Marcos Villarreal.