Negocios Susceptibles a Fraudes

By | diciembre 3, 2014

Negocios susceptibles a fraudes

Negocios susceptibles a fraudes, por Salomón Juan Marcos Villarreal

Todos los negocios vienen con riesgos, como la pérdida de dinero, la posibilidad de un cierre por quiebra o robos, por mencionar algunos, pero parece que hay algunos negocios susceptibles a fraudes más comunes que los demás, enfrentándose a este riesgo latente y que, por lo tanto deben extremar precauciones para evitar ser víctimas de cualquier tipo de fraude que pueda afectar no sólo a la compañía sino a los clientes de la misma.

Generalmente las grandes compañías con las que corren más riesgo de un fraude, debido a la gran cantidad de servicios, productos o cantidades monetarias que manejan. Otro ejemplo son aquellos negocios que manejan una rotación constante de empleados, debido a que estos no necesariamente tienen una sensación de lealtad hacia la empresa, por lo que podría ser más fácil que algunos de ellos se arriesguen a tratar de cometer algún fraude en su trabajo.

Otros de los negocios que deben mantener una constante vigilancia, son aquellos que se manejan en línea, pues los expertos en fraudes electrónicos están en una constante búsqueda de objetos que sean fáciles de manipular para poder robar la identidad de la compañía o los datos de la misma y de sus clientes.

Otros negocios que pueden ser fácilmente conducidos a un fraude, son aquellos que dependan de la opinión de expertos para poder funcionar, como los servicios de reparaciones al hogar, talleres mecánicos, ventas de autos, pues dependen de la honestidad de sus trabajadores, y si ellos negocian fraudulentamente con los clientes, esto puede conducir a un inevitable fracaso de la empresa.

Todos los negocios debe tomar las precauciones necesarias para evitar que les comentan algún fraude y de esta manera poder proteger y garantizar el éxito de su compañía. El tipo de precauciones que deberán tomar, dependerá del giro del negocio. Utilizar sistemas seguros, verificar la información de los movimientos diarios de la empresa, cuidar a sus empleados evitando los cambios constantes e innecesarios de los mismos, usar sistemas que validen las tarjetas de crédito, todos estos son métodos que pueden ser de gran ayuda y evitar que se cometa algún tipo de fraude dentro o fuera de la empresa.